Hernán Gené :: Teatro :: Los conserjes de San FelipeDel 19 de septiembre al 14 de octubre del 2012 en el Teatro Español se estrenará “Los Conserjes de San Felipe.  Dirigida por Hernán Gené, la obra es una producción del Centro Dramático Nacional y del Consorcio para la Conmemoración del Bicentenario de la Constitución de 1812, y se enmarca en el proyecto La vía del actor del Laboratorio Rivas Cherif.

Los Conserjes de San Felipe (Cádiz 1812) constituye un espléndido ejemplo teatral de reelaboración y recreación histórica. Alonso de Santos construye una magnífica historia de amor y de guerra en el marco del Cádiz de los primeros años del siglo XIX. El mapa conceptual y político adquiere categoría dramática y las vidas y muertes de unos personajes sirven de lección ética a los lectores y espectadores, en el marco histórico de unos acontecimientos que influyeron de forma decisiva en el desarrollo de la historia contemporánea. Una obra abierta, poliédrica, que indaga en los diversos pliegues y capas de la sociedad, donde lo popular se combina con lo erudito, el componente amoroso con el elemento trágico, la densidad dramática con la gramática jocosa de la comedia, el discurso político con la canción tradicional, el marco histórico general con el acontecimiento histórico cotidiano particular.

Podéis ver aquí el Vídeo promocional  de “Los conserjes de San Felipe” realizado por Paz Producciones, S.L

En el siguiente vídeo el autor de la obra “Los conserjes de San Felipe”, José Luis Alonso de Santos nos introduce en la historia de Cádiz de 1812.

Los conserjes de San Felipe

de José Luis Alonso de Santos Dirección: Hernán Gené

Funciones 19 de septiembre a 14 de octubre de 2012 Por obras en el escenario del Teatro María Guerrero, este espectáculo se representa en el Teatro Español de Madrid

De martes a sábados, a las 20.00 h Domingos, a las 18.00 h

Teatro Español C/ Príncipe, 25 28012 Madrid

Centro Dramático Nacional | Prensa Teatro María Guerrero C/ Tamayo y Baus, 4 28004 Madrid Teléfonos 913109429 – 913109425 – 913109413 – 609052508 prensa.cdn@inaem.mcu.es http://cdn.mcu.es/

Los conserjes de San Felipe

de José Luis Alonso de Santos

Dirección: Hernán Gené

«LA VÍA DEL ACTOR» – LABORATORIO RIVAS CHERIF

Reparto (por orden alfabético): Esther Acevedo Juan Ceacero Beatriz Dávila Óscar de la Fuente Miguel Ángel Jiménez Carlos Martos Francisco Pacheco Jorge Quesada José María Sánchez Rey Belén de Santiago Genoveva Santiago Rebeca Valls

Escenografía y vestuario: Pepe Uría Música y sonido: Juan Bellia Iluminación: José Manuel Guerra Movimiento escénico: María Cabeza de Vaca   Ayudante de dirección: José María Sánchez, Pablo Osuna Producción: Centro Dramático Nacional con la colaboración de Consorcio para la Conmemoración del II Centenario de la Constitución de 1812 – La Pepa 2012 Constitución Española

Por  Ernesto Caballero:

Los Conserjes de San Felipe es el primer espectáculo surgido del Laboratorio Rivas Cherif, un espacio de investigación teatral con el que el CDN quiere dar la oportunidad a los  creadores escénicos que desarrollan su trabajo en nuestro país, de crecer, innovar e indagar en lenguajes y recursos tendentes a renovar y enriquecer nuestro patrimonio teatral. En esta  ocasión hemos querido abrir la temporada con una joven compañía que, de la mano del  acreditado director y maestro de actores, Hernan Gené, ha puesto en pie Los Conserjes de San Felipe, obra del prestigioso dramaturgo José Luis Alonso de Santos, que aborda de forma  festiva y coral los acontecimientos que tuvieron lugar con motivo de la Proclamación de la Constitución de 1812.

Se trata, pues, de una decidida apuesta de futuro; un edificio del que hoy ponemos la  primera piedra, convencidos de la necesidad de impulsar procesos e iniciativas que propicien  la consolidación de estructuras y trayectorias artísticas en nuestro país.

Por otro lado, el CDN quiere agradecer al Teatro Español su generosa acogida y su  estrecha y cómplice colaboración en esta presentación, que no ha podido llevarse a cabo en la  sede del Centro Dramático Nacional, debido a una inesperada avería de la maquinaria escénica en el Teatro María Guerrero que será prontamente subsanada.

Por Francisco Gutierrez Carbajo Introducción a Los conserjes de San Felipe, Cátedra, Madrid, 20126

Los conserjes de San Felipe (Cádiz 1812) constituye un espléndido ejemplo teatral de reelaboración y recreación histórica. Alonso de Santos construye una magnífica historia de amor y de guerra en el marco del Cádiz de los primeros años del siglo XIX. El mapa conceptual y político adquiere categoría dramática y las vidas y muertes de unos personajes sirven de lección ética a lectores y espectadores, en el marco histórico de unos acontecimientos que influyeron de forma decisiva en el desarrollo de la historia contemporánea. Una obra abierta,  poliédrica, que indaga en los diversos pliegues y capas de la sociedad, donde lo popular se combina con lo erudito, el componente amoroso con el elemento trágico, la densidad dramática con la gramática jocosa de la comedia, el discurso político con la canción tradicional, el marco histórico general con el acontecimiento histórico cotidiano particular.

José Luis Alonso de Santos está embarcado en una apasionante aventura, que arranca de Esquilo, Sófocles, Aristófanes, Plauto, pasa por Shakespeare, Lope de Vega, Calderón y llega hasta Valle‐Inclán, García Lorca y otros grandes autores de la contemporaneidad. (…)

Alonso de Santos, fiel a estos maestros, es un ser ambicioso, porque emprende siempre su aventura con sabiduría y con entusiasmo, y el resultado es una obra como Los conserjes de San Felipe (Cádiz 1812). Una obra cuya aparente sencillez es sin duda el resultado de un cuidado proceso de elaboración, una obra abierta, dinámica, ágil, poliédrica, que indaga en los diversos pliegues y capaz de la realidad. En ella lo  erudito se combina con lo popular, el componente amoroso con el elemento trágico, la densidad de lo dramático con la gramática jocosa de la comedia, el discurso político con la canción tradicional, el marco histórico general con el acontecimiento cotidiano particular.

Alonso de Santos conoce muy bien la realidad, la realidad de nuestros días (…) y la realidad histórica, como lo pone de manifiesto en Los conserjes de San Felipe (Cádiz 1812).

Alonso de Santos, atento siempre a la realidad, más que un escritor realista, es un indagador de realidades: de las más patentes y aparienciales pero también de las más latentes o profundas, en las que el mundo del subconsciente impone sus caprichosas y mudables leyes.

La realidad en las obras de José Luis Alonso de Santos no se presenta como una entidad cerrada, unidimensional y estática, sino abierta, multiforme y dialéctica. (…)

En Los conserjes de San Felipe (Cádiz 1812), con el fondo de la canción de tipo popular y en el marco histórico de unos acontecimientos que influyeron de forma decisiva en el desarrollo de la historia contemporánea, Alonso de Santos realiza una construcción artística y cultural que, como cada una de sus obras, constituye una indagación en la realidad y una representación de la misma, en todos los variados y ricos sentidos que encierra el término representación.

Por José Luis Alonso de Santos:

Definiría Los conserjes… como una tragicomedia de carnaval. Está situada en Cádiz en 1812, cuando la ciudad estaba asediada por los franceses, y los diputados españoles se reunían en la iglesia de San Felipe Neri. La obra es una historia de amor y de guerra, y está pensada como un espectáculo lleno de humor y de fiesta. Podríamos distinguir en ella tres planos: uno amplio que son los acontecimientos históricos de ese momento (la redacción de la Constitución de 1812 y la guerra contra los franceses); otro más íntimo y humano, la pequeña historia que están viviendo los personajes (una historia de amor, los problemas y enfrentamientos entre ellos, y la peripecia que origina el robo del texto constitucional); y un tercero que son las sensaciones y vivencias del ambiente, situado en las canciones, bailes y carnaval, que aportan una dimensión diferente a la de los textos.

Como en muchas de mis obras, los protagonistas de Los conserjes de San Felipe son seres humildes que no tienen voz, a los que, podríamos decir, de pronto se les cae la Historia encima. Los principales personajes son los conserjes y las limpiadoras de la iglesia de San Felipe. Hay además una gran variedad de tipos: guerrilleros, soldados, diputados, gaditanos… y, como se dice en el texto: «media España que anda esos días por Cádiz».

He pretendido rescatar el ambiente festivo y alegre de las calles gaditanas que ante las penalidades no perdían el buen humor y sus ganas de vivir. Con este trasfondo popular intento recrear unos acontecimientos históricos de gran importancia e influencia para la historia contemporánea española.

Mi agradecimiento y cariño por todo este estupendo equipo de creadores que, con Hernán Gené a la cabeza, ha dado vida con su entusiasmo, trabajo y talento a mi obra, haciéndola suya.

Un texto teatral por sí solo no es teatro, de la misma manera que no lo es un vestuario o un elemento de la utilería. El teatro sólo existe cuando el cuerpo del actor se hace presente mientras alguien lo mira. Allí radica la fuerza de nuestro arte, en conjugar todos los elementos en dirección a esos cuerpos vivos que llevan vida a la mirada del espectador.

De Los conserjes de San Felipe, el texto, nacieron las ideas que ahora forman el espectáculo y esto nos llevó a hacer de la dificultad una fuerza, pues doce actores deben representar a cuarenta personajes (además de pueblo, ejércitos, parroquianos de una taberna…). Este supuso el más atractivo de los retos que montar Los conserjes de San Felipe trajo consigo.

Inútil tratar siquiera de ocultar el complejo mecanismo del engranaje.

El actor, centro indiscutible del hecho teatral, tiene aquí el protagonismo del espectáculo: a veces apareciendo apenas para subrayar o señalar algún pasaje de la obra, otras sosteniendo a su personaje, algunas para armar o desarmar la escena, en una explosión de vida, de Vida Teatral.

«La vía del actor», un nuevo espacio de creación instaurado por la dirección del CDN nos ha dado un pequeño margen de preparación y búsqueda hasta llegar al espectáculo que ahora presentamos; nos permitió conocernos y encontrarnos con un código de interpretación difícil de asimilar por los artistas. Todas las ideas que el texto nos sugería provienen de ese espacio de trabajo y pudimos probarlas y revisarlas hasta aceptarlas gracias a aquel margen.

Ahora el espectador se encuentra con el espectáculo terminado, aunque la realidad nos ha enseñado que una obra de teatro, por su misma naturaleza, no está nunca acabada como lo están otras obras de arte. Esta vive y muere en cada representación, vive en el momento en que el espectador ve al actor, pleno de vida, durante la función, y muere cuando ella termina. Esta función es única e irrepetible; mañana, en la próxima función, ya nadie será el mismo que ahora: los espectadores serán otros y la vida cotidiana de cada uno de los intérpretes habrán hecho que todos seamos diferentes; el teatro trae aparejado permanentemente el rito de la  vida y la muerte.

De esta pequeña obra de arte sólo perdurará el vago recuerdo que alguno de los espectadores pueda llevar consigo.

Sobre el autor José Luis Alonso de Santos:

Nace en Valladolid y desde 1959 vive en Madrid, donde se licenció en Ciencias de la Información (Imagen), Filosofía y Letras (Psicología), y cursó estudios teatrales en el Teatro Estudio de Madrid. Su carrera teatral se inició en 1964 en los grupos de teatro independiente, donde trabajó como actor, director y dramaturgo. Ha sido director de la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid, catedrático de Escritura Dramática y director de la Compañía Nacional de Teatro Clásico.

Es autor de más de treinta obras, estrenadas con gran éxito de crítica y público, entre las que destacan: Bajarse al moro, La estanquera de Vallecas y Salvajes (las tres llevadas al cine), ¡Viva el duque, nuestro dueño!, El álbum familiar, Pares y Nines, Fuera de quicio, Trampa para pájaros, Dígaselo con valium, La sombra del Tenorio, Yonquis y yanquis, Un hombre de suerte, Cuadros de humor y amor al fresco, La cena de los generales…

Ha realizado versiones de medio centenar de obras de autores como Plauto, Moreto, Aristófanes, Molière, Shakespeare o Calderón, y versiones libres para teatro de las novelas El Buscón de Quevedo, y Yo, Claudio, de Robert Graves; también ha escrito guiones de cine, series de televisión, narrativa infantil y novelas.

Sus obras se han publicado en España y en otros países. Destacan las ediciones de Bajarse al moro (Cátedra, 1988), El álbum familiar (Espasa Calpe, 1992), La sombra del Tenorio y La estanquera de Vallecas (Castalia, 1995), ¡Viva el duque, nuestro dueño! (Castalia Didáctica, 2000),  Yonquis y yanquis y Salvajes (Castalia, 2001), Cuadros de humor y amor al fresco (Cátedra, 2006), La cena de los generales, (Castalia, 2009) y Los conserjes de San Felipe (Cátedra, 2012).

También ha publicado los libros de teoría teatral La escritura dramática (Castalia, 1998) y Manual de teoría y práctica teatral (2007), así como Obra teatral en dos tomos (Castalia, 2008).

Ha dirigido más de treinta obras de autores como Brecht, Aristófanes, Synge, Pío Baroja, Valle‐Inclán, Plauto, Shakespeare, Arniches. Calderón, Lope de Vega…, así como varios de sus propios textos. Sus últimos trabajos como director escénico han sido La dama duende, de Calderón, y Peribáñez y el comendador de Ocaña, de Lope de Vega (para la CNTC), y El gran teatro del mundo, de Calderón. En 2007 y 2008 dirigió la reposición de sus obras Bajarse al moro, La sombra del Tenorio y Trampa para pájaros. En 2010 y 2011 dirige sus obras Cuadros de amor y humor al fresco y La llegada de los bárbaros. En la actualidad están de gira sus obras La llegada de los bárbaros, La sombra del Tenorio, Trampa para pájaros y Cuadros de amor y humor al fresco.

Ha recibido, entre otros premios, el Nacional de Teatro, Tirso de Molina, Mayte, Rojas Zorrilla, Aguilar, Baco de Andalucía, Ciudad de Valladolid, Medalla de Oro de Teatro de Valladolid, Asociación Espectadores de Alicante, Ciudad de Cazorla, Muestra de Autores Contemporáneos de Alicante, Premio Max y Premio Castilla y León de las de las Letras 2009.

Sobre el director Hernán Gené:

Buenos Aires, 1960. Actor, director teatral, dramaturgo y docente. Miembro fundador del grupo El Clu del Claun, compañía de clown teatral que planteó una innovación estética en el teatro argentino de los ochenta. En 1985 dirigió la obra Arturo, que dio pie a una prolífica carrera. A partir de 1991 comienza a alejarse del teatro exclusivamente de humor, lo que llevó a buscar nuevas formas de expresión y a participar en diversas actividades junto al Odin Teatret, de Dinamarca. Vive en Madrid desde 1997. Ese mismo año se produjo su tercer encuentro con la compañía vasca Ur Teatro, a la que se incorpora como actor en Trabajos de amor perdidos de Shakespeare y como guía de entrenamiento en gira. Actualmente es profesor de las asignaturas Teatro, Historia del Teatro Contemporáneo, y Dramaturgia en el Curso Anual de Técnicas Circenses de la Escuela de Circo Carampa, del que además es director artístico. También dirige su propia escuela de teatro junto a Gabriel  Chamé Buendía.

Hasta la fecha ha montado cerca de cincuenta espectáculos de teatro y de circo, entre los que, desde 1999, cabe mencionar los siguientes:

Hamlet ¿eres o te haces? (autoría y dirección, 1999); Algodoau (autoría y dirección, 2000); Odiosos dioses (versión clown de La Odisea, de Homero, 2001); Con una sola mano (visión Extra‐Vagante de tres entremeses de Cervantes, 2002); Sobre Horacios y Curiacios (versión de la obra de Brecht para el Teatro de La Abadía, 2005, Premio Max 2005 al Mejor Espectáculo y adaptación nominada a los Premios Max); PBK (El paseo de Buster Keaton), de García Lorca, 2004; My one and only love (solo de clown, 2004); La sombra negra, 2004; Enigami (espectáculo de circo de la A. M. Carampa, 2005); Falando serio (para Payasos Sin Fronteras, 2006); Desmontando a Shakespeare (2006); Sigue el Baile (espectáculo de circo, 2006); Cuentos de las mil y una noches (2006); Kamikaze (teatro y circo, Centro Dramático Gallego y Pistacatro  Producciones, 2007); El potaje de Don Evencio (2009); Piedras en los bolsillos (2009); Los cazadores de Thè (dirige y actúa, 2010); Tartufo, de Molière (dirige y actúa, 2011). Son reconocidas sus traducciones, adaptaciones y versiones para teatro de Otelo, Hamlet, Romeo y Julieta, de Shakespeare; La vuelta al mundo en 80 días, de Julio Verne; La isla del tesoro, de R. L. Stevenson, Las mil y una noches y Sobre Horacios y Curiacios, de Brecht.

Sobre la música y el sonido Juan Bellia

Nacido en Buenos Aires y educado en Brooklyn (Nueva York), estudió armonía y composición, dirección de coro y técnicas modernas de grabación en el Conservatorio Nacional de Buenos Aires, así como musicoterapia, técnicas educativas para niños y adultos y audiopercepción en la Universidad del Salvador. Con tutores privados, estudió MIDI, sampleo, electroacústica y edición de sonido.

Comenzó su carrera musical escribiendo canciones y tocando en bandas a los 16 años cuando grabó su primer single. Desde entonces su participación en la escena musical bonaerense ha sido prolífica. Ha compuesto, arreglado, producido y actuado para los nombres más famosos en la música popular argentina, para sellos discográficos como Sony Music y EMI. En 1996 arregló y produjo un Unplugged especial para MTV.

En teatro, ha compuesto compuso la música de varias obras para las salas de teatro más prestigiosas de Buenos Aires: Teatro Municipal General San Martín y Teatro Cervantes. En 1995 compuso y produjo música y canciones para un programa infantil de televisión (Tardes de Sol), por lo que recibió un premio de la Asociación de Cronistas de Espectáculos de Buenos Aires.

En 1996 fue comisionado por el Gobierno Municipal de la Ciudad Buenos Aires para componer la música de varias obras teatrales que serían exhibidas en escuelas públicas, y un himno para los Jardines de Infantes de la ciudad (Este es mi lugar) que actualmente es cantado por  alumnos, docentes y padres en todo acto oficial. En el campo de la docencia, ha impartido talleres de artes visuales, teatro y música para escuelas primarias, así como, desde 1996, seminarios de música para cine, MIDI, sampleo, edición de sonido y técnicas modernas de   grabación.

Desde el año 2000 vive en Estados Unidos, donde prosigue su carrera como compositor y profesor (da clases de percusión con objetos  encontrados, composición de canciones, guitarra, producción musical, coro, apreciación musical y MIDI) en escuelas públicas de Nueva York y Nueva Jersey, así como clases de desarrollo profesional a docentes).

Sus últimos trabajos en curso como compositor son su segunda ópera, Perón‐ Perón, para el circuito teatral de Nueva York, y Los conserjes de San Felipe, para el Centro Dramático Nacional.

Sobre la iluminación José Manuel Guerra:

Desde 1985 ha realizado más de un centenar de iluminaciones, con directores como:

– José Luis Gómez: Ay Carmela, de Sanchis Sinisterra; Amor de Don Perlimplín con Belisa en su jardín, de García Lorca; Lope de Aguirre traidor, de Sanchis Sinisterra; Azaña, una pasión española; Defensa de dama, de Joaquín Hinojosa; Memoria de un olvido, con poemas de Luis Cernuda; El rey se muere, de Eugène Ionesco; Informe para una academia, de Franz Kafka; La paz perpetua, de Juan Mayorga.

– Tamzin Townsend: Diez, de Juan Carlos Rubio; Historia de una vida, de Donald Margulies; Gorda, de Neil LaBute; El metodo Grönholm, de Jordi Galceran; El sueño de una noche de verano, de Shakespeare; Seis clases de baile en seis semanas, de Richard Alfieri; Carnaval, de Jordi Galceran; Un dios salvaje, de Yasmina Reza.

– Emilio del Valle: El canto del cisne, de Chéjov; Mingus Cuernavaca, de Enzo Cormann; La tierra, de José Ramón Fernández; La lluvia amarilla, de Julio Llamazares; Restos, de varios autores; Unos cuantos piquetitos, de Laila Ripoll; Antígona siglo XXIi, de Isidro Timón y Emilio del Valle; Pedro y el capitán, de Mario Benedetti; El coloquio de los perros, de Cervantes.

– Juan Carlos Pérez de la Fuente: La vida es sueño, de Calderón; Angelina o el honor de un brigadier, de Jardiel Poncela; El tiempo y los Conway, de J. B. Priestley; Un bobo hace ciento; La Revoltosa…

Otros directores con los que también ha trabajado son: Manuel Ángel Egea (Tristana, Llega un inspector, Algún día trabajaremos juntas); Omar Grasso (La muerte y la doncella); José Páez (Hiroshima mon amour);  Francisco Suárez (Antígona); José Luis García Sánchez (Las últimas lunas); José Pascual (El séptimo cielo, El caballero de Olmedo); Joaquín Hinojosa (El libertino); Carlos Aladro (Garcilaso el cortesano, Medida por medida); Silvano Bussotti (La pasión según Sade, Silvano‐Sylvano); Magüi Mira (Un cuento de invierno, La marquesa de O, Madame Bovary); Lawrence Boswell (El perro del hortelano); Pep Antón Gómez (Descalzos por el parque, Sexos); Víctor Conde (Olvida los tambores); Juan Carlos Rubio (Arizona, El pez gordo, Tres, Cien metros cuadrados, Razas, Ocasiones especiales); Javier Daulte (Nunca  estuviste tan adorable); Álvaro Lavín (Ser o no ser, La reina de belleza de Leenane); Fátima Miranda (Cantos robados) y Mónica Runde (Hasta mañana, espectáculo de danza).

Sobre el movimiento escénico María Cabeza de Vaca:

María Martínez Cabeza de Vaca es bailarina y coreógrafa. Licenciada en Filología Hispánica y titulada en Ballet Clásico. Formada en Danza Contemporánea en el CAD (Centro Andaluz de Danza Contemporánea).

Ha desarrollado su trayectoria profesional como intérprete en compañías de danza y teatro como: La Imperdible (Sevilla), La Permanente (Sevilla), Metros (Barcelona), Erre que Erre (Barcelona), Excéntrica Producciones (Sevilla)…

En paralelo a su trayectoria como intérprete, ha iniciado desde hace unos años una andadura como creadora y coreógrafa tanto en solitario (He Disappeared Into Complete Silence, Try to Be Happy, Una forma fácil de acabar con todo) como en colaboración con otros artistas (I Am Bored, con la artista plástica Ro Sánchez, o Bad News, con la bailarina y coreógrafa francesa Emanuelle Santos).

Desde el 2007 participa como intérprete y coreógrafa en producciones de Guillermo Weickert.

Como docente ha impartido cursos, entre otros, en el Centro Andaluz de Danza, Centro de Artes Escénicas de Sevilla, Universidad de Cádiz y Conservatorio de Granada.

Recibe el premio Escenarios de Sevilla 2009 como «mejor intérprete femenina de danza» y el premio «mejor intérprete femenina de danza 2010» otorgado por la PAD (Asociación de Profesionales de Danza de Andalucía).