2015-11-03 07.51.25Termina el V Clown Encuentro Internacional, de Bogotá.

logo_clown_encuentro_internacional_colombiaEn lo personal me voy muy satisfecho de haber compartido mi trabajo con los aprendices y con los profesionales. A diferencia de un festival de teatro, este, que también lo es, favorece y potencia la formación, el intercambio de opiniones y experiencias, a la vez que estimula proyectos y futuros encuentros.

Me sorprendí gratamente al ver que llegaban aquí estudiantes de Perú, Ecuador, Costa Rica, Puerto Rico, Argentina y de distintos puntos de la geografía colombiana, a encontrarse con profesionales de Colombia, Brasil, Perú, Inglaterra, Alemania, USA y España. Y más me sorprendí al descubrir que esto se repite en cada Clown Encuentro Internacional.

“Clown Encuentro Internacional” es un episodio grande y humilde, llevado adelante con muy poco dinero gracias al enorme esfuerzo de unas pocas personas, generosas y soñadoras.

Bien es sabido por quienes me conocen que hace ya tiempo que el clown ha dejado de ser el centro de mi trabajo teatral, y que recurro a él como herramienta de formación y como forma de búsqueda y creación en mis espectáculos. Aquí, entre tantos jóvenes ilusionados con una forma teatral difícil y escurridiza, que recorren tantos kilómetros para pasar una semana formándose y nutriéndose de experiencias y espectáculos, y que han hechos enormes esfuerzos materiales para concretar su sueño, me sentí halagado de que aún me vieran como una guía y un referente. Reflexiono sobre el enorme poder que el trabajo de clown ejerce sobre los jóvenes y veo en ellos a aquel joven entusiasta que fui, al que el descubrimiento de este personaje introdujo en un mundo teatral de enormes posibilidades expresivas, lejos de corsés y definiciones: un teatro total.

Ojalá haya más clown encuentros; me gustaría que sus factótums, Barnaby King, Fiorella Kollmann e Ilana Levy, no abandonen y consigan sacar fuerzas de flaqueza para volver a juntar a tantos teatreros del mundo de aquí a dos años. Ojalá lo hagan y ojalá Beto Urea, director artístico de esta edición, quiera continuar ejerciendo. Porque están dando al teatro la posibilidad de no ahogarse en sus formas, de no dejar de renovarse y de incorporar talento en la creación. Y están dando a los payasos del mundo, y a los que quisieran llegar a ser parte de ese mundo, un referente rico y exigente, a la vez que un mensaje claro y eficaz, de esfuerzo, dedicación, amor y duro trabajo.

Gracias, “Clown Encuentro Internacional”.