Hernán Gené :: Artículos y Ponencias :: Llegué para irme“LLEGUÉ PARA IRME” (Un espectáculo de clown)

El payaso argentino Gabriel Chamé Buendía ha estrenado su nuevo espectáculo “Llegué para irme” el pasado mes de mayo, pieza que merece más de una reflexión, tanto por su altísima calidad artística como por lo inusual de la propuesta.

En un espacio generosamente amplio que remite a un pequeño apartamento, o tal vez pieza de hotel, el clown Piola vive una larga noche de desventuras que logra coronar con una reivindicación personal que lo redime.

Atosigado por un jefe despótico que lo persigue por teléfono y le obliga a presentarse en el aeropuerto a altas horas de la madrugada, atormentado por el fantasma de su padre y por la ausencia definitiva de quien parece haber sido su compañera, Piola (palabra del argot porteño que se usa para denominar a una persona que se las da de listillo) es rechazado sistemáticamente por una cama que se empeña en no acompañar su deseado y acaso merecido descanso. Esta simple línea argumental, salpicada de otros muchos detalles problemáticos de la vida personal y tan solitaria de este payaso urbano (su obsesión por la limpieza y el orden en su cuarto, los constantes llamados de su estresante madre, los ruidos provocados por los vecinos y su agresiva y desmedida réplica al pedido de silencio, la angustia por la posible pérdida de su billete de avión, etc.) hace que este sea un valioso espectáculo con múltiples posibles miradas y lecturas.

Gabriel Chamé Buendía, experimentado clown que ha pasado también por las filas del Cirque du soleil, es capaz de llenar el escenario con su enorme energía logrando a la vez un cálido y certero contacto con el público para contar esta historia de desencuentros citadinos plena de poesía y ternura. Su extraordinaria capacidad histriónica hace llegar al espectador una batería, apabullante por momentos, de gags y situaciones inverosímiles a cual más desopilante.

Es, creo, este mismo acierto lo que por momentos mueve el espectáculo en aguas poco claras y hace que el espectador pierda el hilo de la narración atento al efecto más que a la historia. La dramaturgia del clown presenta una enorme dificultad en ese sentido y Chamé Buendía se ha enfrentado a ella con valentía y decisión: el clown siempre estará metido en problemas, y más problemas encontrará tratando de resolver el original (es sencillamente genial la larga secuencia inicial en la que piola intenta abrir y leer una carta). Esto hace que muchas veces el espectador olvide aquello que el personaje intenta conseguir y por lo que está luchando y así hay momentos en los que no sabe bien si está asistiendo a la historia de un clown que quiere y no puede descansar, o a la de un clown abandonado por su novia encontrándose en su soledad, o a la de un ser atormentado por el fantasma de su padre muerto.).

El título plantea y el espectáculo intenta una reflexión sobre nuestra angustiante vida en la ciudad, sin tiempo para la reflexión y la contemplación en la que los seres humanos más sensibles no pueden encajar por más que se lo propongan. Chamé Buendía es un excelente e imaginativo clown y sale al paso con éxito de todos los obstáculos y desafíos que un espectáculo como este plantea. Solo en el escenario durante casi una hora y cuarto y plagado de entusiasmo, él lleva y trae al público a su antojo, y hasta se da tiempo para deleitarlo con dos piezas muy bien interpretadas en el clarinete; de cada situación saca algún gag y lo exprime hasta las últimas consecuencias y su angustiante poesía llega al espectador con una fuerza que supera cualquier tipo de razonamiento.

En definitiva, un espectáculo inusual en la escena española, con un actor sorprendente y también inusual para nuestros escenarios que sin duda alguna debe ser visto, no sólo por pasar un rato divertido, que está asegurado desde el primer momento, sino también para volver a plantearse las profundas razones que hacen que uno viva la vida que ha elegido vivir.

Hernán Gené

Título: Llegué para irme
Direccion y Dramaturgia: Alain Gautre, Gabriel Chamé Buendía
Escenografía y Luz: Jorge Pastorino
Producción general: Pilu Pilosio
Vestuario: Cecilia Alacia y Gabriel Chamé Buendía
Elenco: Gabriel Chamé Buendía

Llegué para irme, un espectáculo de clown
Newsletter: